colchones sostenibles

Colchones ecológicos. El valor añadido de preservar el medio presente

En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), el término ecológico se define, en relación a un producto, como aquello “que no es perjudicial para el medio ambiente”. Y esto también se aplica a una actividad.

En consecuencia, un colchón ecológico es aquel que, en su fabricación, no hay procesos que dañen al medio ambiente ni se utilizan productos que contengan algún tipo de espumación, polietileno, fibras plásticas o poliuretano. Algunos productos químicos, además de causar daños irreparables al ecosistema, como la contaminación de suelos y acuíferos, también contribuyen a aumentar el nivel de gases de efecto invernadero, la principal causa del calentamiento global.

Además, los procesos industriales certificados para fabricar colchones ecológicos, contribuyen al buen uso de recursos indispensables durante su proceso de fabricación, como el agua o la luz eléctrica.

Adquirir colchones sostenibles tiene como resultado el respeto a la salud, al disminuir los riesgos de alergias, irritación y problemas respiratorios asociados al descanso. Y también contribuyen al bienestar de todos los seres vivos.

Productos ecofriendly y colchones ecológicos y sostenibles

En los últimos años, el uso excesivo de plásticos y materiales tóxicos han despertado la preocupación de millones de personas y, al tiempo, se han promovido soluciones para reparar y detener el daño causado. De ahí los productos amigables con el medio ambiente. Los llamados ecofriendly, ligados al estilo de vida del mismo nombre.

Si quieres estar seguro de que un producto es ecológico, más allá de que se aparezca así en su etiqueta, ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Examina el material del envase: debe ser reciclado o proveniente de materiales naturales.
  • Asegúrate de que tenga algún tipo de certificación reconocida.
  • Si se trata de alimentos, comprueba que sean biodegradables y orgánicos.
  • Si son productos de higiene y cosméticos, no deben haber sido testeados en animales.
  • La etiqueta debe indicar, según el caso, que el producto está libre de componentes tóxicos, que es biodegradable, fabricado a partir de cultivos ecológicos, que reduce la huella de carbono, es reciclable…

La oferta de productos ecofriendly es cada vez mayor y alcanza a todo lo que compramos para nuestra vida diaria: ropa, calzado, higiene personal, pinturas, alimentos, limpieza, mobiliario, tecnología… 

En el caso de los colchones sin tóxicos, la utilización de productos naturales (como el algodón orgánico, el kenaf y el lino así como la viscosa y el látex) y de reciclados (fibra, poliéster y acero), dan como resultado la combinación ideal de salud en el descanso y mínima huella ecológica. Esta solución respetuosa con el medio ambiente, la puedes encontrar en estos colchones naturales. Buenos para tí y para el planeta.

Economía circular y bioeconomía para mejorar el descanso y el medio ambiente

La FAO -Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura- define la bioeconomía como «la producción basada en el conocimiento y la utilización de recursos, procesos y métodos biológicos para proporcionar bienes y servicios de forma sostenible en todos los sectores económicos». El objetivo último es la protección del medio ambiente, evitando la sobreexplotación de los recursos naturales y potenciando la biodiversidad.

Para ello impulsa tanto el desarrollo sostenible como la circularidad: reutilización, reparación y reciclaje.

Esta nueva economía -además de su potencial para mitigar el cambio climático y eliminar la huella de carbono, restaurando la biodiversidad y recuperando ecosistemas- genera puestos de trabajo, innova y moderniza el tejido empresarial.

Los colchones, al final de su ciclo de vida, suponen un grave problema medioambiental. Solo en Europa, cerca de 30 millones de colchones son incinerados o terminan en un vertedero, donde tardan más de 100 años en descomponerse.

A base de compromiso, estudio e innovación en Wonderflip hemos cerrado el círculo yendo más allá del colchón ecológico: el colchón AUTOreciclable. Así ofrecemos un producto natural y que, gracias a un ingenioso sistema y a nuestras instrucciones, tú mismo puedes reciclarlo o bien reutilizar sus materiales para darle una segunda vida. Y aún hay más: cuando adquieres un colchón Wonderflip, nuestro compromiso es el de restaurar 65 m2 de bosque endémico gracias a la colaboración con WWF España.

¡Súmate a los activistas del descanso sano, seguro y sostenible!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.